El proyecto ‘Natural Light’ de VELUX crea oportunidades de empleo en África

26 abril, 2017

Cuando Grupo VELUX comenzó a donar lámparas solares ‘Natural Light’ a comunidades en África, el objetivo era traer una fuente de luz sostenible a aquellos que vivían sin acceso a la electricidad y crear un modelo de negocio para que los agentes de ventas locales pudieran ganarse la vida. Este proyecto ha tenido gran éxito y, hoy en día, 88 agentes de ventas en Zambia han construido su propio negocio de venta de lámparas solares de luz natural. Hasta ahora se han vendido 7.000 lámparas en Zambia.

“Es estupendo ver cómo la gente ha logrado construir su propio negocio alrededor de las lámparas ‘Natural Light’. Con la donación inicial, desde VELUX queríamos brindar luz sostenible a personas de comunidades fuera de la red, pero gracias a este modelo emprendedor, la ambición se mantendrá viva mucho tiempo”, asegura Michael Rasmussen, vicepresidente senior de Marketing de VELUX.

“Tenemos como objetivo vender 10.000 lámparas al año y expandirlas a más distritos. Una idea que barajamos es comprar algunas bicicletas para poder cubrir un área más grande. En este momento, la mayoría de las personas de ventas se mueven a pie y, por lo tanto, sólo son capaces de cubrir un área limitada”, afirma el coordinador local Mosses Mkamsamuele.

Los 88 agentes de ventas en Zambia han constituido juntos una empresa, donde pueden compartir los costes de transporte y aconsejarse mutuamente en el proceso de ventas.

El proyecto ‘Natural Light’ ha sido creado por VELUX en colaboración con Little Sun y la ONG Plan Internacional, con motivo del 75 aniversario del Grupo VELUX.

Para el fundador de Little Sun, el artista Olafur Eliasson: “Las lámparas solares ‘Natural Light’ no sólo proporcionan energía a las comunidades fuera de la red en África subsahariana, además ofrecen a las personas una nueva oportunidad para hacerse cargo de sus propias vidas. Al brindar luz sostenible, segura y asequible, hemos hecho que las personas tengan más independencia y sean capaces de trabajar, estudiar y cocinar con seguridad tras el atardecer”.

Son una fuente de luz y ayudan a mejorar la calidad del aire, reduciendo el uso generalizado de linternas que emiten emisiones de queroseno tóxico aprovechando en su lugar la energía sostenible del sol.