StarVie equipa para esta temporada a la escuela de pádel adaptado “Palas para todos”

8 noviembre, 2017

StarVie, marca española dedicada exclusivamente a la fabricación de productos para el pádel, ha equipado para esta temporada a los alumnos de la asociación “Palas para Todos” con ropa deportiva de la firma.

La marca de pádel, que cuenta con fábrica propia en Azuqueca de Henares en Guadalajara, ha brindado camisetas y polos customizados con el logo de la asociación complementando así la equipación de los alumnos, que desde hace años practican este deporte con las palas StarVie.

“StarVie comparte el amor por el pádel y los valores que representa “Palas para Todos”. Por eso, desde 2016 colaboramos con la escuela, suministrando palas de pádel a lo largo de todo el año. Es una forma bonita de fomentar los valores de este deporte entre este colectivo en riesgo de exclusión”, comenta Jorge Gómez de la Vega, Director General de StarVie.

Palas para todos

Después de más de 25 años dedicándose al pádel, Ángeles Conejo Martínez y Elsa Navarro Björk conocieron de cerca el pádel adaptado y desde ese momento decidieron ayudar a este colectivo en riesgo de exclusión. Fue así como nació en el año 2012 el proyecto Palas para Todos, una escuela para la integración de alumnos con discapacidades físicas e intelectuales a través del deporte, respaldado además por jugadoras de la categoría de Carolina Navarro y Cecilia Reiter.

La escuela cuenta con alumnos con distintas discapacidades (síndrome de Down, autismo o parálisis cerebral, entre otras), con edades comprendidas entre los 4 y los 61 años. Dependiendo de la discapacidad y el nivel de los alumnos, se forman distintos grupos donde se adaptan los ejercicios y juegos en base a las habilidades y destrezas de cada uno, respetando siempre las normas básicas del pádel.

El objetivo es mejorar progresivamente su psicomotricidad y fomentar valores como la tolerancia, seguridad, respeto y solidaridad mediante la práctica del pádel. “Los alumnos de Palas para Todos no solo evolucionan físicamente sino que aprenden a tener mayor seguridad en sí mismos y a estar mucho más receptivos con todo lo que les rodea en su vida cotidiana”, asegura Elsa Navarro, promotora de la asociación.

Empezaron en 2012 con tan solo 10 alumnos en la escuela y a día de hoy son más de 60. Su intención es seguir creciendo para apoyar y promocionar el pádel adaptado y así seguir ayudando a más personas con problemas de discapacidad.